La construcción del afiche político



Con el intento de transmitir un mensaje coherente y unificado entre el partido, el candidato y su posicionamiento electoral, los partidos políticos presentan sus afiches de cara a las elecciones en Cataluña 2012.








En los afiches o carteles electorales, siempre han de ir presente varios elementos, a saber:

1)     El logo del partido: que como bien sabemos, es un elemento casi estructural que puede o no permanecer inalterable durante mucho tiempo. Además, de poder o no comprender algún elemento textual, siempre incorpora un elemento grafico o imagen, que le permite convertirse en un isologotipo. El logo refuerza la identidad del partido y resulta muy importante (de ahí en presentarlo en formato más grande)  en condiciones donde queramos nacionalizar o bien partidizar nuestra propuesta.



2) El Slogan: en sus antecedentes históricos constituía un conjunto de palabras utilizadas por los clanes lo que derivo en constituir una frase o grito de guerra utilizados por los soldados ingleses en las trincheras. Es decir, que desde sus orígenes, el slogan funciona como una seña de identidad que permite posicionarnos a nosotros a diferencia de los “otros” Tiene que ser corto, entendible, creíble, coherente, proactivo y sobre todo: “RECORDABLE”. Un buen slogan requiere: A) Conocer bien la historia del país y de los valores del  propio partido. B)La correcta utilización de los términos en la construcción de la oración, logrando no solo rimar correctamente sino generar la pausa en la lectura que permita el mejor impacto posible C) Saber que estamos presentando un compromiso a nuestros votantes y por el cual seremos recordables.
"En general, nuestra propuesta a la hora de crear eslóganes, además de la utilización de la investigación cualitativa y cuantitativa (para la selección de términos y atributos), procedemos a seleccionar constructos de no más de entre 5 a 7 términos en cada uno de ellos, para la presentación de distintas propuestas." – Comenta Sebastian Bertran Lamas (director de Vab-consulting)



3) La cara del candidato: Vivimos tiempos de personalización de la política y como tal, si nuestra estrategia es explotar los recursos positivos del candidato, debemos presentar su imagen de la mejor manera posible. Generando confianza, optimismo, franqueza, sonriente llegado el caso, siempre con imágenes que profesen la naturalidad. Por el contrario si nuestra estrategia apunta a diluir la figura del candidato, podemos usar imágenes de los protagonistas y de electores con el intento de que aparezca solo el nombre de nuestro candidato. También podríamos resaltar solo la imagen del partido o de algún líder que no tenga reproches y nuestro candidato signifique la continuidad del mismo.

Si bien estos son los elementos más comunes (al cual deberíamos agregar cualquier imagen que creamos que comunica lo que pretendemos decir), en muchos de los casos siempre se cuenta con eslóganes que no permiten posicionarnos sino que por el contrario, recurre a la estrategia de no desentonar o de utilizar constructos que poco podrían generar controversia alguna. Son los clásicos eslóganes: “Un país para todos” “Por una justicia mas transparente”. Es decir, solo cumplen la función de estar pero no de diferenciar. 
Hay casos contados con los dedos donde “El para todos” funciona como un elemento posicionador, diferenciador y es, probablemente, en aquellos contextos políticos que permanecen aun, pocas conquistas sociales para los niveles mas populares de la población activa electoral. En esos casos, el para todos, significa una nueva realidad.

Por tanto y salvando lo mencionado, en  líneas generales podemos afirmar, que en la construcción de un slogan debes pensar siempre en:
1)     Identificarte
2)     Posicionarte
3)     Comprometerte